Gabriela Sabatini es obviamente una gran fan de Juan Martín del Potro

Gabriela Sabatini es obviamente una gran fan de Juan Martín del Potro

Mientras el mundo del tenis celebra el 50 aniversario de la leyenda del tenis argentino Gabriela Sabatini el 16 de mayo de 2020, proporcionamos un extracto especial sobre Sabatini en el libro “Juan Martin del Potro: El gigante gentil” del principal periodista de tenis argentino Sebastian Torok.

Más que ganar, Guillermo Vilas fue el hombre que popularizó el tenis en Argentina. Fue el primero en ganar un título importante para la nación y fue seguido años después por Gabriela Sabatini. Al principio, la gran Gaby tuvo problemas para abrirse paso, pero finalmente lo hizo en un cálido sábado 8 de septiembre de 1990 en el estadio Louis Armstrong en Flushing Meadows. Esa tarde, Gabriela, la piedra más grande en el zapato de la fenomenal Steffi Graf, venció a la No. 1 del mundo de Alemania 6-2, 7-6 (4) y ganó la única carrera importante que mereció mucho más.

Sabatini, cálida y atenta, conoció a Del Potro por más años de lo que mucha gente adivinaría, desde sus primeros años como un joven jugador prometedor. “Ya en ese momento agradecerías su talento y personalidad”, dijo sobre el joven del Potro. “Se notaba que estaba un paso por delante de su mentalidad. Sin ser demasiado competitivo, es difícil lograr objetivos y ganar partidos para ascender en el mundo del tenis … Físicamente, se podía ver que iba a ser muy alto y eso era lo único que generaba dudas sobre las lesiones que sufriría. Creció demasiado rápido y temía no ser lo suficientemente fuerte o musculoso como para soportar todo el desgaste que estaba haciendo … Para mí es fundamental tener pasión por todo porque el tenis, como cualquier otro deporte, exige mucho esfuerzo y disciplina. Además de eso, tienes la intensidad de la vida de un tenista de alto rendimiento. Años después, en realidad experimenté en la cancha lo poderoso que era su juego. En febrero de 2015, estaba en Miami preparándome para una exposición con Monica Seles en el Madison Square Garden y Franco Davin (entonces el entrenador del del Potro) me preguntó si quería pegarle a Juan Martin en Key Biscayne. Le dije: “Por supuesto, ¿por qué no querría hacerlo?” Fue una experiencia espectacular porque allí noté la velocidad real de su golpe de derecha, el látigo que tiene en ese monstruo de derecha “.

Con los años, Gabriela se transformó en un amuleto de la suerte como fanática de Del Potro. Siempre tuvo interés en seguir a los jugadores argentinos actuales y prometedores. En 2016, estuvo pegada a la televisión por los increíbles logros de Del Potro en los Juegos Olímpicos de Río y en la Copa Davis.

“Seguí los partidos de Delpo en Río desde Zúrich, donde vivo, y traté de ponerme cómoda por la diferencia horaria”, dijo. “Lo que generó fue fabuloso. Se acercó a todos. Había pasado un tiempo desde la última vez que compitió en partidos importantes y creó resultados maravillosos desde el primer día. Pensé que después de vencer a Djokovic en la primera ronda, terminaría, pero sacó fuerzas del más allá. Estaba muy cansado y, seguramente, con dolor general, pero no había nada que le impidiera luchar para lograr su medalla. Eso es lo que vi. También para que otros atletas de otros deportes te animen te hace sentir realmente bien. Toda esa experiencia y la convivencia en la Villa Olímpica es muy motivadora. También vi de cerca todos los partidos en la final de la Copa Davis que también fueron muy emocionantes. Después de vencer a Gran Bretaña en las semifinales, vi el partido muy difícil contra Croacia. Se esperaba que Argentina estaría 1-2 abajo después del sábado. Allí apareció nuevamente Juan Martín, como cuando venció a Murray en las semifinales. Cilic jugó estratégicamente bien. Estaba impecable. Pero de repente se abrió una pequeña ventana para Juan Martín y adiós. Apareció una luz y todo cambió. Eso es lo que suele pasar en el tenis. Todo lo que hizo el equipo me hizo sentir bien. No hay otra palabra que admiración”.

Gabriela siente una identificación especial con del Potro, ya que ambos ganaron el Abierto de EE. UU. Y también una medalla de plata olímpica (del Potro también ganó una medalla de bronce en singles en 2012 en los Juegos de Londres). “Nunca nos sentamos a hablar de eso”, dijo Sabatini. “Pero escuché a Juan hablar sobre sentimientos únicos que tuvo en los Juegos Olímpicos y me identifiqué con eso. Estos son sentimientos que son diferentes del resto. Puse estas como las experiencias más bellas y únicas en mi vida. Mis primeros juegos fueron en Seúl en 1988 y estuve allí en la Villa Olímpica con todos los atletas argentinos. Recuerdo que me despertaba por la mañana y todos los demás ya estaban entrenando. Eso me dio una energía espectacular. Fue contagioso. En ese momento no había mucha tecnología como ahora. Tenía que escribir un mensaje en una pizarra y luego verificar si alguien había dejado una nota. Así funcionaban las comunicaciones, fue divertido. Salí muy nutrido de los Juegos y la adrenalina duró mucho tiempo “.

Como reflejo del mundo del tenis profesional que dejó en 1996, Sabatini analizó el pasado, el presente y el futuro de Del Potro y su respectiva posición en el juego. “Alguien me preguntó qué hubiera pasado en la cima del mundo del tenis si Juan Martin no hubiera tenido tantas lesiones”, dijo Sabatini. “No lo sé. La mente y la presión constante juegan un gran papel. No es lo mismo estar entre los 10 primeros que entre los tres primeros y saber que puedes llegar al número 1. Es un paso más para llegar tan lejos. El problema es si quiere dar ese paso extra. Es humano y tiene su depresión, como todos. Pero no tengo dudas: es el número uno “.

“Juan Martín del Potro: el gigante apacible” cuenta la historia de uno de los mejores tenistas argentinos y el más importante de su generación. Después de ganar el Abierto de EE. UU. 2009, derrotando a Roger Federer en una gloriosa final de cinco sets, Del Potro estaba listo para dominar el mundo del tenis. Sin embargo, se desarrollaron problemas en la muñeca y Del Potro sufrió tres cirugías durante 15 meses. La base de fanáticos de Del Potro, uno de los jugadores más populares del mundo, creció a medida que regresaba, viéndolo ganar su segunda medalla olímpica en Río en 2016, donde una vez perdió ante Andy Murray, pero ganó los corazones de millones de personas en todo el mundo. Luego siguió llevando a Argentina a la victoria en la Copa Davis. Descrito como el “Gigante apacible”, del Potro tiene la sensibilidad de consolar a una chica que golpea la pelota durante un partido, detenerse en medio del juego para mirar a una mariposa y acompañar a un joven fanático en los últimos días de su vida. . Sin embargo, cuando agarra la raqueta, se convierte en uno de los delanteros más destructivos de una pelota de tenis.

“Este libro es un viaje sin precedentes al aspecto emocional y deportivo de uno de los mejores tenistas de la última década”, dijo Torok, el autor del libro, un escritor de tenis de renombre internacional para La Nación y con ESPN en Argentina. “Juan Martín del Potro es alguien que vivió con la tragedia desde su infancia, un jugador de tenis que tocó fondo y tuvo la fuerza para perseverar varias veces. Este libro fue creado con más de 70 entrevistas de personas que, de una forma u otra, tuvieron que ver con la vida de Del Potro. Estoy muy emocionado y orgulloso de que este libro ahora esté disponible en inglés en todo el mundo “.

La versión original del libro fue publicada en español bajo el título “El Milagro del Potro”. El libro en inglés fue traducido por Luis Rossi de Argentina y Haley Hunt de Brookline, Mass.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *